Ivaginaria / Micromachismos en el sexo - 10 de Noviembre de 2014 - Mural - Puebla - Noticias - VLEX 543203110

Ivaginaria / Micromachismos en el sexo

Autor:Elia Martínez-Rodarte
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

En una conferencia hace mucho tiempo, un señor me preguntó que si el concepto de micromachismo tenía relación con el tamaño del pene o su poder derivado del ser macho. Y lo único que le dije, fue que no sobredimensionaramos el poder del pene ni sus cualidades físicas, porque eso nos afectaba a todas y todos los usuarios del falo.

Los micromachismos son todas esas conductas que los señores realizan en la cotidianeidad porque son machines, pero que ocasionan demérito, violencia, menoscabo, opresión, acoso hacia una mujer. Como por ejemplo, esperar a que una mujer le sirva sus alimentos o dar por sentado ese deber en otras.

En la vida sexual y el ejercicio de ésta, se sucederán una serie de micromachismos que impiden el disfrute. Por ejemplo.

Micromachismo uno: "no me hagan besar ese pene, aunque sea mío..." Los señores aman la succión a su pene, casi por encima del coito a veces, pero existen tipos que, tras haber recibido una felación exitosa, no se atreven a besar los labios de la mujer u hombre que les descremó, porque sería como si ellos se la mamarán a un señor. Esa boca ya ha mamado, y como fue a un pene, aunque haya sido el propio, en la mente del machín es un acto de jotería. Y en el peregrino caso que haya habido una eyaculación, peor... Siente como si alguien hubiese terminado en su boca. No sé de donde les sale tanto pudor, si la mayoría de los hombres ha probado su semen, aunque no lo acepten. En algún momento de su vida deben haberlo probado, y es normal sentir curiosidad por nuestros fluidos. Sólo recuerden que no siempre es salubre tomarnos todo lo que provenga de un cuerpo.

Micromachismo dos: las que se mueven mucho o son muy cachondas en la cama son "putas" o están muy corridas por terracería... Quienes aún piensen que la experiencia sexual sólo debe ser prerrogativa del varón, que se devuelva a su época en la era victoriana. Reconozcamos en el otro su experiencia sexual y si no nos gusta, mejor no averigüemos. Igualmente hace el mismo ridículo quien espera a la última virgen del desierto. No sean atrasados y no tasen a ninguna persona por este atributo que sólo tiene que ver con un estadio físico.

Micromachismo tres: sólo las personas del trabajo sexual realizan sexo oral o besos negros, porque "la madre de mis hijos no me la va a chupar y luego a besar a mis criaturas con la misma boca". Esto sólo será terrible si la de la boca avisa que se la ha mamado a alguien previamente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA