De política y cosas peores / Luna de miel - 10 de Enero de 2016 - Mural - Puebla - Noticias - VLEX 591389322

De política y cosas peores / Luna de miel

Autor:Catón
 
EXTRACTO GRATUITO

Cierto político de moda tenía una queridita 20 años más joven que él. Una noche bebía en la cantina, y le dijo con tono fanfarrón al cantinero: "Voy a ver a mi chiquita". Le indicó el hombre: "El baño está al fondo a la derecha"... Dos amigos se encontraron después de mucho tiempo de no verse. Luego de los saludos de rigor ("¿Cómo has estado? ¿Qué piensas de la fenomenología de Husserl?") uno le preguntó al otro: "¿A qué te dedicas ahora?" Contestó el interrogado: "Trabajo para Nalgarina Grandchichier, la sensual vedette de enhiesto tetamen y opimo nalgatorio. Por 100 pesos diarios la ayudo a vestirse y desvestirse". Opinó el amigo: "Es muy poco". "Lo sé -admitió el otro-. Pero no puedo darle más"... Don Languidio Pitocáido, senescente caballero, fue a comprar un traje. Lo acompañó su esposa, doña Avidia. El encargado de la tienda le mostró al feble señor un terno -terno es el conjunto de saco, chaleco y pantalón- y le dijo: "Este traje le quita a usted 10 años de encima". Preguntó de inmediato doña Avidia: "¿No tiene una piyama que surta el mismo efecto por la noche?"... Afrodisio, hombre proclive a la concupiscencia de la carne, fue a una librería y le dijo al encargado: "Quiero el libro La mujer inmoral de Irving Stone". Acotó el librero: "El título de la obra es La mujer inmortal". Replicó Afrodisio: "Ésa no me interesa"... Dulciflor, muchacha ingenua, casó con Libidiano, que alguna vez estuvo tres horas en París en el curso del tour "Europa eterna", y que por eso gozaba de fama en su pueblo como hombre conocedor de toda suerte de erotismos. Cuando la parejita regresó de la luna de miel la mamá de la flamante desposada le preguntó, inquieta: "¿Cómo te fue?" Contestó Dulciflor: "Bien, en lo que cabe". La señora se alarmó. Le dijo con mirada inquisitiva: "Espero que en lo que no cabe no haya sucedido nada". (No le entendí)... Don Crésido Moneto fue en un tiempo hombre de fortuna. Azares de la vida, sin embargo, lo llevaron a la pobreza, a tal punto que se vio en el extremo de tener que pedir limosna en la vía pública. Un reportero supo de su historia y fue a entrevistarlo. Le preguntó. "¿Hace cuánto fue usted rico?" Contestó don Crésido: "Hace dos esposas". (Reflexión: no es lo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA